Ingenio femenino aplicado al turismo

Es tiempo de emprender. La palabra es un reclamo para quienes están sin empleo, su actual trabajo les provoca hartazgo o no han conseguido incorporarse a un mercado laboral todavía inestable. El sector turístico, piedra angular de la economía nacional, no es una excepción; y la mujer, protagonista del nuevo verbo de moda, empoderar, toma las riendas del autoempleo.

Las mujeres representan el 38,4% del trabajo por cuenta propia en el sector turístico, según el informe anual del Empleo en el sector Turístico de 2012. Hacer un perfil de la mujer autónoma en el sector turístico es, por heterogéneo, aventurado, y aunque existen algunos rasgos que pueden ayudar a enmarcar lo que ya se ha calificado de tendencia, el ingenio es una característica común en los cuatro ejemplos de los que se habla a continuación.

Victoria Sillberstein, del área de Turismo de la Cámara de Comercio de Barcelona, distingue, por un lado a una mujer de 35 años, con idiomas, estudios que se plantea un cambio de vida. “Normalmente, no procede del sector, muchas vienen del Marketing y la Comunicación, y se decantan por agencias receptivas, propuestas de turismo activo o en generar un producto turístico”. Por otro lado, está la que ronda los 50 y que busca un reciclaje profesional. Por ejemplo, la gestión de muchas casas rurales recae en mujeres que no poseen una trayectoria en el sector pero tienen “un inmueble que destinan a un establecimiento rural; es una forma de explotar esa propiedad, aunque no siempre representa la principal fuente de ingresos para la familia”.

Un negocio con historia

Guía Mijares es una de esas mujeres que desarrolla su actividad en el ámbito del turismo rural. Su perfil encaja a medias con el de aporta Sillberstein. El hotel que dirige junto a su hermana Milagrosa sí es la principal fuente de ingresos para las familias de ambas y para nada es un negocio puesto en marcha al hilo de una moda.

Hace 45 años que el Hotel Migal lleva abierto en el municipio de Cue, a unos 10 kilómetros de Llanes (Asturias). Con ocho años, Guía Mijares ya atendía en la barra del restaurante. Una fila de cajas le servía para alzarse por encima de la barra o para alcanzar la cafetera. Su padre decidió montar el hotel a la vuelta de su aventura como emigrante en América. “Siempre nos dijo: este es vuestro futuro”. Hace 20 años, cuando su padre murió, Guía y su hermana Milagrosa tomaron las riendas del establecimiento familiar sin pensar demasiado si era a lo que querían dedicar sus vidas.

Las mujeres representan el 38,4% del trabajo por cuenta propia en el sector turístico, según el informe anual del Empleo en el sector Turístico de 2012

Mientras Milagrosa dirige el día a día en la cocina y del restaurante, Guía se encarga de la gestión y administración del alojamiento y de las relaciones públicas. La transformación que internet ha provocado en el negocio hotelero  ha forzado a que esta asturiana a actualizar su estrategia de promoción. El boca-oreja, el teléfono, el fax y los giros postales han dado paso a las páginas web, gestores de reserva (Booking o TripAdvisor) y la promoción a través de redes sociales, pese a los obstáculos que a veces el desarrollo tecnológico encuentra en el ámbito rural. “La conexión de ADSL en esta zona es muy precaria. Hasta hace dos o tres años no pude hacer la gestión on-line lo que supuso un retraso en nuestras ventas”, explica Guía, consciente de la importancia que tiene las nuevas tecnologías.

En estos 45 años el Hotel Migal ha pasado de tener 10 habitaciones a las 39 actuales. En estos momentos está en proceso de renovación estética; 26 habitaciones ya han sido reformadas y el 20 de marzo abrirá de nuevo sus puertas para comenzar la temporada: seis meses. En su momento trataron de mantenerlo abierto durante todo el año pero los gastos gastos fijos son altos. Su intención es ir ampliando poco a poco el periodo de apertura que ahora está entre abril y octubre. Las circunstancias familiares obligan: “Este hotel empezó dando de comer a una familia, ahora somos tres. Los hijos de mi hermana todavía no están ubicados y uno de ellos ya está trabajando con nosotras”.

Del sector financiero al de viajes solidarios

Fue mientras Alice Fauveau estaba en Perú como cooperante cuando se gestó la idea que la llevaría a pasarse al autoempleo. Para ponerla en marcha capitalizó su prestación por desempleo. Una pieza, la económica, que unió a otra emocional, su pasión por viajar; en tres meses se encajaron para poner en funcionamiento Focus on Women, una suerte de agencia de viajes con un importante componente social. FOW crea viajes para conocer los destinos desde una perspectiva femenina. En su propuesta tienen un papel fundamental la figura de las anfitrionas y de la cicerone. Las primeras, escritoras, artistas, emprendedoras o intelectuales, reciben a las viajeras con quienes compartirán encuentros y experiencias. Las segundas aparecen cuando se dan casos de grupos reducidos con itinerario personalizado. “No es una guía sino una experta en el país y una persona muy brillante y admirada en su campo de especialización”. Entre sus destinos, Japón, Marruecos, Turquía, Etiopía o India. Unas 600 viajeras han viajado con FOW y cuentan con más de 100 anfitrionas y cicerones en todo el mundo.

JPNago13P1030212

Los viajes FOW buscan conocer el país desde la perspectiva de las mujeres que ahí viven.

El rasgo social es una constante en la cadena de valor de esta empresa que destina parte de sus beneficios a seis proyectos de género e infancia, de forma indirecta mas de 30 proyectos empresariales de mujeres o pequeños negocios. Entre sus planes de futuro está la internacionalización y trabajar su modelo de negocio para España, “para que todo el mundo pueda conocer la realidad de la mujer española que también es muy interesante”.

País nuevo, negocio nuevo

Un traslado inesperado a la capital de la República Checa fue la piedra angular sobre la que comenzó a gestarse Essentially. “Hace un año, por motivos personales, me mudé a Praga. Fue entonces cuando empecé a preguntarme qué podía hacer ahí”. Este cambio de ubicación representó para Victoria Galobart, una de las dos socias de Essentially, una oportunidad de dar un cambio profesional. “He trabajado siempre en agencias de Publicidad y no me veía con dedicándome toda la vida a lo mismo. ¿A qué me dedicaría si no me dedicara a esto?”. Fue entonces cuando Victoria compartió sus inquietudes a Esther: “No conocimos hace ocho años durante un viaje en Australia y siempre habíamos dicho de montar algo, aunque nunca lo decíamos los suficientemente en serio hasta ahora”, explica Esther desde Barcelona.

“Normalmente, no procede del sector, muchas vienen del Marketing y la Comunicación, y se decantan por agencias receptivas, propuestas de turismo activo o en generar un producto turístico”, dice Victoria Sillberstein

Essentially funciona como agencia dirigida al mercado extranjero, ofreciendo experiencias premium en Barcelona. “Proponemos un turismo exclusivo, no masificado”. Experiencias personalizadas: 36 de lujo en Barcelona, 48 horas de Hedonismo en el Mediterráneo y 72 horas de Placer de la gastronomía y el vino; un recurso para dotar de marca a su producto.¿ Lo que se encontrará el viajero si contrata uno de esos packs exclusivos? “Ser recibido en el aeropuerto por un coche en pista, sin preocuparse de tus maletas. Salir a navegar una mañana con un chef a bordo que cocina para ti o tener programada la visita a unas bodegas, en las que el trayecto se realiza en helicóptero. “Es el cliente el que decide qué es lo que quiere, cultura, shopping, arte, gastronomía, y en función de eso ajustamos una propuesta”, cuenta Esther.

Dirigidas al mercado checo, su estrategia es ofrecer sus productos a agencias locales que operan en el sector premium. “Hemos pasado un año investigando el mercado y llevamos funcionando cuatro meses”, apunta Victoria. Aunque en su mente ya aparecen otros países donde aterrizar su horas Essentially. “Quizás Reino Unido, los países nórdicos, Alemania, pero aún tenemos que investigar el mercado ahí”.

Una mirada al pasado

Elena nunca pensó terminar involucrada en el sector turístico, “hasta hace unos años era pocos los que habiéndose formado en Humanidades decidían iniciar un proyecto empresarial”. Pero la inquietud por desarrollarse profesionalmente la llevó, junto a su socio, Jorge Robles, a adentrarse en el sector. Después de 15 años dedicados a la dinamización cultural, la creación de espacios museísticos o el diseño de rutas turísticas desde Alminar, su primer proyecto empresarial, decidieron dar un paso más. “En este tiempo aprendimos qué es lo que es lo que quiere el cliente, y nos preguntamos cómo sería si en lugar de tener que contarle al viajero cómo era la ciudad y que había sucedido en otras épocas de la Historia, lo pudiera ver”.

biblioteca_fusion

De esa pregunta nació Past View, un producto turístico tecnológico que permite hacer un recorrido por un lugar tal y como este se presentaba en el pasado y que se nutre de la combinación de desarrollo tecnológico y una exquisita documentación histórica. La combinación de la realidad virtual, la realidad aumentada, la geolocalización y el modelado en 3D hacen posible que gracias a unas smart glasses el viajero visite la Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla, la Plaza de San Francisco, la Giralda o el Real Alcázar, a través de efemérides que sirven de guía para el recorrido histórico.

Planifican su expansión mediante la distribución de una licencia de uso, que junto a su know how les permitirá en cuestión de tres meses estar presentes en Barcelona y Éfeso, en Turquía. Y para 2016, quien visite Atenas, tal vez pueda ponerse frente a frente con Zeus, Afrodita o Poseidón cuando visite el Olimpo.

SAVIA

 

 

Anuncios